El coronel de la Guardia Civil slams acciones de jefe de los Mossos durante la independencia de la unidad de

El lunes vi el inicio de la segunda semana de un juicio de cuatro figuras vinculadas a la catalana de la fuerza de policía, los Mossos d’Esquadra, por sus acciones en el 2017 la independencia de la unidad en el noreste de la región española. Ellos son acusados de haber jugado un “papel clave” en el movimiento secesionista y se enfrentan a cargos de rebelión y sedición.

Hoy vi una comparecencia como testigo por Diego Pérez de los Cobos, un coronel de la Guardia Civil que estaba a cargo de la aplicación de la ley de la agencia de unidades sobre el terreno en Cataluña el 1 de octubre de 2017, el día en que el ilegal referéndum sobre la independencia se celebró en Cataluña. Una declaración unilateral de independencia fue aprobada por el parlamento regional en el mismo mes.

Diego Pérez de los Cobos, el coronel de la Guardia Civil

La clave acusado en este nuevo caso es Josep Lluís Trapero, el entonces jefe de los Mossos d’Esquadra. Fue despedido de su cargo en 2017, después de cuatro años en el cargo de la fuerza regional, en la estela del gobierno central tomar a través de los poderes regionales en Cataluña en virtud del Artículo 155 de la Constitución, una medida que fue implementada después de la declaración unilateral de independencia fue aprobada. Trapero está siendo acusado de no haber hecho lo suficiente para evitar que el referéndum se lleve a cabo.

El sexto día de su caso en la corte de sierra De los Cobos ferozmente criticar las acciones de Trapero. “Si yo hubiera estado a cargo de los Mossos, mi primera decisión habría sido eliminar Trapero de su rol, como lo fue poniendo constantemente radios en las ruedas” de la Guardia Civil, el jefe le dijo a la corte.

Al ser interrogado por el ministerio público, De los Cobos, fue aún más lejos en su crítica de la Trapero. “No veo ningún deseo de cooperar en su parte”, dijo. “Me dijo Trapero que con el [planeado Mossos presencia de la policía] el referéndum no pudo ser detenido,” Pérez de los Cobos agregó. “Que bien, que estaba orientado a que abarca los aspectos legales de las elecciones.”

Esta afirmación está en línea con los argumentos de la fiscalía, que ha declarado que los Mossos se muestra un intencionalmente actitud pasiva durante el 2017 pro-independencia de la unidad, en línea con los secesionistas políticos, con el fin de facilitar la celebración de la votación.

De los Cobos también le dijo a la corte que “en ningún momento” hizo la policía regional de llamada para la ayuda de las fuerzas del estado en la mano: la Guardia Civil y la Policía Nacional. Esto era de esperar si las autoridades fueron a cumplir con el fallo de la corte que ordenó detener el ilegal referéndum del lugar.

“Su actitud fue la de que los Mossos’ recursos eran suficientes,” el coronel le dijo a la corte el lunes. Este relato de los hechos es en contraste con la de Trapero, quien dijo durante su interrogatorio la semana pasada en el Tribunal supremo que no podía detener el tráfico ilegal de referéndum, porque, entre otras razones, él no tiene suficiente personal o recursos.

De los Cobos también declaró en el juicio que el ex jefe de los Mossos “no dijo nada acerca de suspender el referéndum” ocurra durante una reunión a la que asistieron el entonces-regional de la premier Carles Puigdemont días antes del 1 de octubre de voto, y que durante esa reunión, el testigo agregó, Trapero fue “alineados con los organizadores.”

Los otros acusados

También en el juicio, en este caso son Pere Soler, que en el momento de la independencia de la unidad fue el director general de los Mossos, que es un político de la cita; César Puig, el ex secretario general de la regional del departamento de interior (también político cita); y Teresa Laplana, un Mossos oficial a cargo de la seguridad detalle en el catalán de Asuntos Económicos del Departamento en Barcelona durante un Guardia Civil busca ahí el 20 de septiembre.

Trapero fue “alineados con los organizadores” del referéndum, dijo que De los Cobos

En un juicio que durará hasta Marzo, los cuatro fueron acusados de trabajar en línea con el entonces gobierno regional del “mapa de ruta”, dirigido a la consecución de “la secesión de Cataluña del resto de España”.

Durante su interrogatorio en el tribunal la semana pasada, Trapero ha tratado de distanciarse de los dirigentes políticos de los secesionistas de la unidad, diciendo que se sentía “incómodo” con algunas de las decisiones que el gobierno regional tomó en el otoño de 2017, así como de algunas de las mociones aprobadas por el parlamento catalán, que él clasificado como una “atrocidad”.

El fiscal pide 11 años de cárcel por Trapero, Soler y Puig para el cargo de rebelión, mientras que Laplana se enfrenta a cuatro años de prisión por los delitos de sedición.

El año pasado vimos la Corte Suprema de prueba de la pro-independencia de los líderes que participan en el 2017 secesionista de la unidad en Cataluña. Que caso concluyó con nueve de los políticos y de la asociación cívica de los dirigentes largas penas de cárcel para los delitos, incluidos los delitos de sedición y mal uso de los fondos.

Fuente de la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *