Ex-jefe de los Mossos busca distanciarse de la independencia de cataluña líderes

Esta semana se vio el inicio de la segunda gran prueba que cubren los acontecimientos de la caída de 2017, cuando se pro-independencia de las fuerzas en la región noreste de Cataluña organizó un referéndum sobre la secesión de España, y el parlamento de cataluña aprobó una declaración unilateral de independencia.

Ante un proceso en el español del Tribunal supremo, la Audiencia Nacional, son cuatro ex jefes de la regional catalana de la fuerza de policía, los Mossos d’Esquadra. Ellos son acusados de haber jugado un “papel clave” en el pro-independencia de la unidad y se enfrentan a cargos de rebelión y sedición.

Trapero dijo que se sentía “incómodo” con algunas de las decisiones tomadas por el gobierno regional

El año pasado vimos la Corte Suprema de prueba de la pro-independencia de los líderes que participan en el 2017 secesionista de la unidad en Cataluña. Que caso concluyó con nueve de los políticos y de la asociación cívica de los dirigentes largas penas de cárcel para los delitos, incluidos los delitos de sedición y mal uso de los fondos.

La clave acusado en este nuevo caso es Josep Lluís Trapero, el entonces jefe de los Mossos d’Esquadra. Fue despedido de su cargo en 2017, después de cuatro años en el cargo de la fuerza regional, en la estela del gobierno central tomar a través de los poderes regionales en Cataluña en virtud del Artículo 155 de la Constitución, una medida que fue implementada después de la declaración unilateral de independencia fue aprobada.

También en el stand son Pere Soler, que en el momento de la independencia de la unidad fue el director general de los Mossos, que es un político de la cita; César Puig, el ex secretario general de la regional del departamento de interior (también político cita); y Teresa Laplana, un Mossos oficial a cargo de la seguridad detalle en el catalán de Asuntos Económicos del Departamento en Barcelona durante un Guardia Civil busca ahí el 20 de septiembre.

En un juicio que durará hasta Marzo, los cuatro fueron acusados de trabajar en línea con el entonces gobierno regional del “mapa de ruta”, dirigido a la consecución de “la secesión de Cataluña del resto de España”.

El fiscal pide 11 años de cárcel por Trapero, Soler y Puig para el cargo de rebelión, mientras que Laplana se enfrenta a cuatro años de prisión por los delitos de sedición.

El lunes, Trapero se enfrentan el primero de dos días de interrogatorio por el fiscal Miguel Ángel Carballo. Durante su testimonio, él trató de distanciarse de los dirigentes políticos de los secesionistas de la unidad, diciendo que se sentía “incómodo” con algunas de las decisiones que el gobierno regional tomó en el otoño de 2017, así como de algunas de las mociones aprobadas por el parlamento catalán, que él clasificado como una “atrocidad”.

Durante más de cinco horas el lunes, Carballo tratado de demostrar que los Mossos no había tomado medidas durante las semanas previas al referéndum ilegal, y en el mismo día de la votación en sí. Pero Trapero rechazó cada una de las acusaciones formuladas por el ministerio público.

El ex jefe de los Mossos Josep Lluís Trapero

“Hablar de la pasividad… no puedo aceptar que,” Trapero le dijo a la corte. “No se puede inferir que no queremos hacer nada”, agregó, en referencia a la regional de la policía de acciones el 20 de septiembre, cuando una multitud de 40.000 manifestantes había rodeado la regional Económico del Departamento de Asuntos como la Guardia Civil trató de llevar a nuestros ordenado por la corte de búsqueda para buscar material relacionado con el referéndum previsto. “Me voy a poner a mí mismo en la línea de la [policía] los jefes que estaban allí y los jefes de la fuerza”, dijo. “Hicimos todo lo posible y todo lo que se les ordenó,” que él dijo acerca de los Mossos’ acciones el 1 de octubre, la fecha de la ilegal referéndum sobre la independencia de cataluña, a pesar de las críticas que los oficiales no hicieron nada para detener el voto de los sucediendo.

Trapero insistió en que movilizó a todos los oficiales disponibles el 1 de octubre, y que se habían llevado a cabo sus obligaciones en el estado de días. Pero Carballo no iba a ser convencido. “Pero, ¿qué haces?”, el fiscal le preguntó. “¿De configurar cualquier unidad de la policía, cualquier investigación específica, cuando se dio cuenta de que las acciones ilegales que iban a tener lugar, y era su deber, para evitar que ocurre antes de que un juez le diga que lo haga?” El ex jefe de los Mossos respondió diciendo que otro de los Mossos departamento tendría que responder a esa pregunta.

Trapero también trató de dejar claro que él no estaba alineado con el gobierno regional, afirmando que en un número de ocasiones en las que él se quejó de la situación en la que la fuerza se había puesto en lo que podría dañar la imagen de la agencia catalana de fuerza. “Me sentí incómodo. Muy [incómodo]”, explicó. “En varias ocasiones he dicho a los ministros de qué era lo que estaban haciendo, a dónde se dirigían.” Lo que es más, él declaró en el juicio, él advirtió a sus superiores políticos que los Mossos no romper la ley. “Los Mossos siempre va a hacer lo que los jueces dicen que ellos”, dijo, enfatizando el hecho de que él “no tiene una relación estrecha con Carles Puigdemont,” el entonces ministro de Cataluña.

Trapero también rechazó las acusaciones de que él estaba trabajando en tándem con Jordi Sànchez, el ex líder de la pro-independencia de la ANC asociación cívica, y uno de los hombres que organizaron la protesta del 20 de septiembre fuera de los Asuntos Económicos del Departamento. “Él se puso en contacto conmigo que ofrece a mediar,” Trapero, explicó, en referencia a las llamadas de teléfono a la par cambiado ese día. “Pero el Señor Sànchez no imponer ninguna condición. Él no estaba en una posición para imponer condiciones.”

Día 2

El martes vimos la misma dinámica entre el fiscal y el acusado, durante la segunda sesión del tribunal de la prueba. “¿Crees que podría funcionar?” Carballo preguntó Trapero, acerca de los Mossos’ para llegar a detener el referéndum sucediendo desde el 1 de octubre. “Hemos sido especialmente cuidadosos, no para justificar nuestras acciones con los sectores independentistas], sino porque una chispa podría haber desatado una enorme incendio en Cataluña en el momento.”

El segundo día del juicio vio el fiscal el análisis de una serie de correos electrónicos e informes que Trapero recibido, en un intento de utilizar a demostrar que el entonces jefe de los Mossos estaba trabajando con el gobierno regional para permitir que el ilegal referéndum a tener lugar, mientras que, haciendo parecer como si él estaba trabajando para detenerlo.

El ex jefe de los Mossos Josep Lluís Trapero

Carballo, incluso fue tan lejos como para tirar a la duda Trapero que reclama un plan que se había formulado a la detención, a continuación,-regional de la premier Carles Puigdemont caso de que los tribunales de la orden de su detención en la raíz de la declaración unilateral de independencia aprobada por el parlamento catalán.

En otro documento elaborado por la fiscalía, y escrito en la raíz de la protesta del 20 de septiembre, Trapero explica a sus oficiales que deben ser “cuidado con el uso de la fuerza”. “Era una manera de justificar el toque de luz en los Asuntos Económicos del Departamento?” Carballo preguntó. “No. Teníamos que tener cuidado, porque las acciones de la policía que fueron excesivos o que tuvo graves consecuencias hubieran sido muy difíciles de manejar, con la atmósfera de Cataluña [en el tiempo],” Trapero respondió.

El fiscal del cuestionamiento de Trapero terminado justo después de las 2: 30 pm el martes. Hoy se enfrentará a las preguntas de su propio abogado, Olga Tubau, y el resto del equipo de la defensa. A continuación, será el turno del resto de los acusados a tomar la posición.

Fuente de la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *