Por qué los turistas están cavando profundo en Asturiana de minas

Nunca hubo tales perfecta oscuridad. La oscuridad es absoluta y el silencio, roto sólo por la respiración de los otros visitantes en el grupo. Estamos a cientos de metros bajo tierra, en un pequeño pasaje que conecta dos de las derivas en el Pozo Sotón de minas en la España del noroeste de la región de Asturias. Hay muy poco espacio y se siente como que estamos lejos de todo. El minero Nuria, quien insiste en que ella no es una “guía”, nos ha dicho que apagar nuestro lámparas de casco. Por lo tanto, permanecemos en la oscuridad, en el silencio. El momento dura sólo unos segundos, pero hay algo místico en la experiencia, algo metafísico en la negrura y la ausencia que nos rodea. Es como no existente, como a un breve viaje al espacio exterior, a pesar del hecho de que en realidad estamos ocupando un espacio interior, en lo profundo de la Tierra.

Situado cerca de la localidad Asturiana de El Entrego, en la ribera del Río Nalón, Pozo Sotón – a veces llamada la catedral de la minería – fue un trabajo de la mina a partir de 1922 hasta el 2014. En su entrada es un homenaje honrar a los cientos de mineros que perdieron la vida subterránea en la lucha contra las rocas, derrumbes y explosiones de grisú, un gas inflamable que se encuentra en las minas de carbón.

Asturias minas están cerca de convertirse en una cosa del pasado, a pesar del importante papel que juega en la economía de la región; todo lo que provenía de las minas de la industria, los ferrocarriles, de acero, puertos y astilleros, así como en el movimiento obrero. Ahora no es sólo la jubilación anticipada; la mina produce casi nada. El Río Nalón, una vez que el negro de carbón, es claro como el cristal.

El Pozo Sotón de la mina fue abierto a los visitantes en junio de 2015, no como un museo, sino como una verdadera mina que requiere que los visitantes no minero botas, monos, un minero del casco, calcetines e incluso especiales de ropa interior como el polvo de carbón puede llegar hasta la ingle.

Es un buen trato para ir a 556 metros bajo tierra. Es más profundo que la altura de muchos de los más famosos del mundo rascacielos – el Empire State Building en Nueva York, por ejemplo, es 443.2 metros. De hecho, el metro de Asturias podría ser de Manhattan al revés, lleno de huecos de interconexión de los rascacielos. Usted puede entrar en una mina y salir de la otra, como si estuviera vagando por los túneles de la red de metro.

Pozo Sotón está conectado al legendario Pozo María Luisa de la mina, el protagonista de la famosa minería de himno a Santa Bárbara Bendita (o, Bendita Santa Bárbara). Hasta 6.000 kilómetros de derivas han sido excavadas en la búsqueda de minerales preciosos. Eso es casi el doble de la distancia entre Madrid y Moscú, pero dentro de una pequeña área de extracción de carbón de las áreas en la aleta Caudal y el Nalón valles que se encuentran exuberante y verde bajo un invariablemente gris cielo de asturias. Hoy en día existe una constante llovizna –una multa, lenta lluvia conocido en lengua Gallega como orbayu.

Una de 300 millones de años de recuerdos

La primera cosa que usted escucha cuando usted va abajo en la jaula – la mina del ascensor – es el fuerte sonido metálico de la puerta de cierre. Estamos en la profundidad de la mina en la misma forma en que los mineros fueron una vez, rápidamente pasar los niveles hasta que nos detenemos en el nivel ocho. Aquí abajo, se ve como un túnel del metro, sólo con el peor de iluminación. No es que impresionante hasta que nos encontramos en el estrecho pasillo, o subir por un empinado tramo de escaleras hasta la parte más profunda de la mina, o cuando estamos en una muy floja y se les da un ocho kilos de taladro hidráulico para cortar en el carbón.

Esta es la primera mina en el mundo que se pueden encontrar en el Google Street View, la aplicación incluso aquí, el metro, el gigante de la tecnología puede llegar a nosotros. Por supuesto, no hay ningún teléfono móvil de cobertura o conexión a internet. Sólo así, como estamos totalmente centrados en el trabajo el gato para saltar trozos de carbón que han estado allí desde el período Carbonífero, unos 300 millones de años. Más tarde, cuando usted toma este pedazo de Tierra en un pasado lejano, de vuelta a casa, es difícil saber donde colocarlo.

Cuando nos fijamos de nuevo en un pequeño, lleno de baches tren subterráneo, intenta imaginar lo que estas minas sería como lleno de trabajadores y el ruido de los taladros, picos, los guardias, los electricistas y los vagones. No hay nada de eso; el mío es como un vacío mall en un zombie al estilo de apocalipsis. Es triste, aunque sabemos que tenemos que reducir nuestras emisiones de carbono, que el carbón sigue siendo comprados de otros países. La minería no sólo ha sido un motor económico, que también ha moldeado el carácter de estas Asturiana de los valles, que han visto tanta guerra y el sufrimiento.

Salir de la mina en el piso 10 con carbón-corrido caras, hay una sensación de alivio por haber sobrevivido el viaje al centro de la Tierra. La ropa de trabajo que salir y el agua corre negro como nosotros en la ducha el polvo.

En 2018, el Pozo Sotón recibido un poco más de 11.400 los visitantes, pero está lejos de ser uno de una especie en Asturias, como quedó claro en la Minería e Industrial de la Feria de Turismo (Fetumi), que se celebró a sólo seis kilómetros del Valle de Samuño Minería Ecomuseo, cerca de la ciudad de Langreo.

En el Valle de Samuño Minería Ecomuseo, un pequeño tren amarillo que lleva a los visitantes a través de los bosques y en el interior de los túneles hasta detenerse en el nivel del suelo del Pozo San Luis en el pequeño pueblo de La Nueva. Es aquí donde nos encontramos con un imponente edificio modernista que una vez albergó a los grandes de la industria de maquinaria utilizada en la mina, que fue inaugurado por la compañía la Nueva Carbón, y se mantuvo activo entre los años 1928 y 1969.

También existe la Asturias de la Minería y el Museo de la Industria (MUMI), en la cercana localidad de El Entrego (L’Entrgu en Asturiano), que ofrece una visión de la revolución industrial y la más antigua de las prácticas de la minería, abarcando su historia, fabricación y uso de explosivos. También cuenta con simulacro de una mina nombrada, “la imagen de la mina”, y la información sobre la Minería de Rescate de la Brigada, que estaba en la mano para salvar las vidas de los trabajadores cuando los frecuentes accidentes producido a lo largo de la fosa de la misma brigada que saltó a los titulares por su papel en los esfuerzos para rescatar a dos años Julen Rosello, que cayó en un pozo en Totalán, Málaga, el pasado mes de enero.

También en Langreo es el Hierro y el Museo del Acero (MUSI), que se encuentra en lo que fue la fábrica de la empresa Duro Felguera. El museo incluye un espesor de 45 metros de altura de la torre de enfriamiento, el cual está decorado en colores vivos. En torno a esta característica, los visitantes se inició en los entresijos de esta mina dependiente de la industria, en la que los trabajadores manejan incandescente de materiales a altas temperaturas para crear el acero del andamio común para los sitios de construcción.

Submarino de minas

En la costa hay una curiosidad mía llamada Arnao, ubicado en el municipio de Castrillón, en las afueras de Avilés. Junto con las minas de Cornualles, a lo largo de gran Bretaña en la costa suroeste, la mina de Arnao es uno de los pocos en Europa cuyos túneles se encuentran en el fondo del mar. Cerrado en 1915, es considerado el más antiguo conservado de la mina en la península Ibérica. Una visita por aquí se ofrece información sobre el uso de la valiosa madera headframe, la historia de la mina en sí, la empresa que la operó, la ingeniería involucrada, pero por encima de todo, las historias de aquellos que han dedicado su vida dentro de él en un momento cuando la minería era peligroso y mal pagado. Sectores importantes de la más profunda de las derivas son ahora inundado, confiriéndoles un eeriness. Afuera, el Mar Cantábrico lágrimas en las rocas, creando una imagen romántica de la costa.

Pero este viaje no estaría completo sin una visita al poblado minero de Bustiello, construido en el municipio de Mieres entre 1890 y 1925 por el español de la Minería del Carbón de la Sociedad en el espíritu de paternalismo industrial.

La ciudad fue dividida en una jerarquía que refleja las diferencias sociales específicas para la época del segundo Marqués de Comillas, un magnate de la minería de finales de los 19 y principios de siglo 20, con la Iglesia y con Dios en la parte superior, seguido por los ingenieros mientras que el más eficiente de los mineros ocuparon un peldaño por encima de los que se consideran revolucionarios.

En Bustiello de la sidra taberna, hablar de un trabajador de la revolución no estaba permitido, y sólo a los Católicos y no-socialista de los periódicos podrían ser leído. Un oficial de la Guardia Civil, que se encontraban en el puente que conduce a la ciudad, controlada que podría entrar y salir de Bustiello. Aquellos que vivieron allí, vivía bien, y se presentó con una escuela y un hospital. Era una especie de experimento de ingeniería social o, algunos podrían decir, una versión temprana del estado de bienestar.

En nuestra era actual de la tecnología sofisticada y a la migración constante, la minería y el patrimonio industrial se erige como testimonio no sólo el trabajo manual, otras formas de explotación de los recursos naturales y las pruebas y tribulaciones de la lucha con la naturaleza; pero también se dice de una forma diferente de vivir, de compañerismo, el esfuerzo y la solidaridad, y de una cultura que ha sido aplastado por el peso de los avances y la insoportable levedad de bytes y redes.

La minería de museos en España y Europa

No todos los industriales y de minería de centros de turismo en Asturias. La españa de la región noreste de Cataluña también tiene el Museo de la Ciencia y la Tecnología, con su red de 27 centros y sitios de patrimonio ofrecer información sobre la industrialización de esta región.

También usted puede visitar los Ponferrada Energía Museo en la provincia de León; el de Castilla y León Museo de la siderurgia y la Minería de Sabero (León); el Museo Minero de Escucha en la provincia de Teruel; la Cueva de El Soplao , en Cantabria, y las minas de Arditurri, y de la Fundación Museo de la Minería, tanto en la provincia Vasca de Guipúzcoa.

Mientras tanto, la provincia de Huelva tiene el Parque Minero de Riotinto, donde se puede contemplar Marciano, como paisajes, habitado por bacterias que pueden soportar condiciones extremas. Agregar a esta lista, el cinabrio (una forma de mercurio) de las minas de Almadén, en Ciudad Real, y el Almería mina donde el Pulpí Geode – el más grande accesible cueva de cristal en el mundo – se puede encontrar.

Más lejos es el Industrial Ruta de Silesia, en Polonia, donde los turistas pueden visitar varias minas, fábricas y museos, y el alemán valle del Ruhr, que se ha convertido en un icono del turismo industrial.

Fuente de la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *